viernes, 21 de diciembre de 2012

La convicción de los que siguen la verdad acerca del mesías Issa (Jesús)




La convicción de los que siguen 

la verdad acerca del mesías Issa (Jesús)


Alabanzas a Allah, Señor del universo, y la paz y las bendiciones para quien Él envió por misericordia hacia las criaturas, así como para todos sus parientes, sus compañeros, y sus hermanos, hasta el día de la resurrección.

Issa (Jesús) –la paz sea con él- es una criatura de Allah; es Su siervo y profeta; es el Verbo dirigido por Allah a Mariam (María), así como el alma insuflada en ella creada por Él.

Allah hizo de Issa (Jesús) –la paz sea con él- y de su madre signos guiando a Él –Aya- perceptibles a la naturaleza de su nacimiento, y de su educación.

Él es el último profeta enviado por Allah a los descendientes de Israil –Bani Israil (los judíos)- después de su depravación y su alejamiento de las enseñanzas y preceptos de Musa (Moisés) –la paz sea con él- y la desaparición de su alma religiosa a causa de sus tendencias materialistas.

Allah pues lo envió para guiar a los judíos que se extraviaron, él reavivó entonces la llama de la fe y estableció los preceptos religiosos que les revivió y expuso de nuevo.

Allah permitió a su siervo Issa (Jesús) realizar milagros, como Él tiene costumbre de hacer cuando envía a Sus profetas.

Es así, que Issa (Jesús) tenía el don de resucitar a los muertos, devolver la vista a los ciegos y de curar a los leprosos. Enseñaba a la gente lo que acababan de comer sin que él lo hubiese visto, y les hablaba de lo que almacenaban en sus casas en su ausencia.

Issa (Jesús) llamó a la gente a Allah; les incitó a adorar solamente a Allah sin asociarle lo que fuese y a dejar a los ídolos, a negarlos y a abandonar su adoración, así como las supersticiones y convicciones erróneas. No hacía, con eso, sino seguir la vía emprendida anteriormente por sus hermanos Profetas, apoyando sus misiones y anunciando el que vendría después de él (1).

Pero, le desmintieron, dirigiendo su hostilidad hacia él y le calumniaron, así como a su madre, acusándoles de cosas enormes y graves.

Intentaron matarle, pero Allah le protegió de ellos, impidió que le mancillaran, después lo elevó hacia Él.

El mensaje que predicó se expandió gracias a sus apóstoles y partidarios que Allah le proporcionó y que sostuvieron su religión y sus preceptos; esto permitió a la fe triunfar frente a sus enemigos y las cosas se establecieron y se consolidaron (3).

Ésta es la convicción de la gente recta acerca de Issa (Jesús).

No obstante, esas persecuciones y esa fuerte oposición que encontró su doctrina hicieron en resumidas cuentas, que fuera alterada y sus principios de origen fueron conducidos a desaparecer a causa de su mezcla con diferentes ideologías paganas y diferentes corrientes de pensamientos idólatras. Todo eso facilitó la obra de falsificación que le golpeó e hizo que el cristianismo se desarrollara a continuación con doctrinas e ideas que se desmarcaban de la religión revelada a Issa (Jesús).


La concepción de Allah por los cristianos


Uno de los preceptos filosóficos y convicciones politeístas más caracterizadas de la cristiandad es “su adhesión y proselitismo de la trinidad” así como el dogma de “carácter divino” hacia Issa (Jesús).

Los cristianos creen en tres entidades reunidas en un Dios por una unión hipostática: el padre, el hijo y el espíritu santo.

Los conciben como tres naturalezas de un solo ser iguales en fuerza y rango.

Creen que ninguna naturaleza existió antes que la otra.

Todos los cristianos creen que Allah se encarnó en el Mesías –la paz sea con él- pero existen divergencias entre ellos sobre la manera en que se llevó a cabo esta encarnación.

Algunos la conciben como si fuera similar a un resplandor de luz en un cuerpo transparente.

Mientras que para otros, es similar a marcas que habrían dejado unos arañazos sobre una vela.

Una tercera concepción habla de la penetración del cuerpo de cristo por el espíritu santo.

Otros, pretenden que el aspecto espiritual, arrinconó el aspecto material-.

Por último, una quinta tendencia cree que el Verbo se mezcló en el cuerpo del Mesías como se mezclarían el agua con la leche.

Así pues Allah es percibido, en la religión alterada de los cristianos, como una entidad abstracta no sustraída a un lugar y no posee volumen. Conciben una unión hipostática –Aqnoumia (4)-: Él es Uno en su esencia pero Tres en su naturaleza.

Pero como este concepto es algo imposible, les fue difícil comprenderlo (5) y divergieron al respecto hasta tal punto que cada secta anatematiza a las otras por su posición.

Pero Allah les declaró a todos incrédulos y llevados al castigo si no retractaban a estas convicciones y palabras, Él dice:

"Y han caído en incredulidad los que dicen: Allah es el tercero de tres, cuando no hay sino un Único Dios. Si no dejan de decir lo que dicen, ésos que han caído en la incredulidad tendrán un castigo doloroso. " (5 :73)

Y de entre sus creencias erróneas, citamos la histora ficticia del sacrificio redentor y de la crucificación: creen que el Mesías –la paz sea con él- murió crucificado en vista de absolver los pecados de la humanidad; es –según su pretención- el Hijo Único de Allah que Él habría enviado para purificar a la humanidad del pecado original perpetrado por su padre Adam –la paz sea con él- y de sus propios pecados (6).

Todos los cristianos están de acuerdo en decir que el Hijo se unió al personaje que designan como Mesías; ésto siempre según sus dichos- a continuación apareció a la gente, después fue crucificado y murió.

Pero divergieron al respecto de su crucificación: ¿Es éste el divino –Lahut- de Issa que lo sufrió o el humano –Nasut- ¿O los dos (7)?

Según sus dichos, Issa (Jesús) fue enterrado a continuación para resucitar tres días después, triunfando así de la muerte, para luego ser elevado al cielo.

Pero Allah refutó todas estas mentiras, y desveló la verdad mostrando la inautenticidad de todas sus alegaciones; Él dijo –تعالى-:

“Y por haber dicho: Nosotros matamos al Ungido*, hijo de Maryam, mensajero de Allah. Pero, aunque así lo creyeron, no lo mataron ni lo crucificaron. Y los que discrepan sobre él, tienen dudas y no tienen ningún conocimiento de lo que pasó, sólo siguen conjeturas. Pues con toda certeza que no lo mataron. Sino que Allah lo elevó hacia Sí, Allah es Poderoso y Sabio.” (4:157-158)

¿Sobre qué está fundada la religión cristiana?

¿Y cuáles son los aspectos de politeísmo en su seno?

A la luz de lo que ha precedido, parece pues claramente que la religión cristiana ha sido desarrollada sobre la blasfemia, la burla de Allah así como de la atribución de asociados al Señor. Este montón de juicios falsos y de convicciones erroneas inspiradas, en su mayor parte de las religiones que precedieron a la cristiandad, le hicieron perder su resplandor y su aspecto original auténtico que tenía en la época del Mesías Issa (Jesús), hijo de Mariam (María), y profeta enviado por el Señor de los mundos.

La religión cristiana entonces añadió a la falta de envilecimiento del Señor y a la falta de respeto hacia Él, el hecho de atribuirLe asociados. Este asocianismo toca también lo que tuvo relación con los atributos propios a Su soberanía –Rububia (8)- como los relativos a Su derecho exclusivo de ser adorado –Uluhia (9)-.

Así como ejemplos de manifestaciones de su superposición sobre la Soberanía de Allah –asocianismo relativo a la rububyia-, se podría nombrar con lo que hemos hablado antes: su exageración en el rango de ciertas criaturas al punto de hacer asociados al Creador, o parte integrante, o aún el hecho de considerar una criatura como si fuera un dios junto a Allah y negando que sea, en verdad, solamente un ser creado (10).

De entre las manifestaciones de su asociacionismo usurpando la Soberanía de Allah, citamos también la concepción de la Unión entre el humano y el divino en la persona del Mesías; o la concepción de la encarnación de Allah en la persona del Mesías. Que implica que Issa ( Jesús) posee un aspecto exterior humano, teniendo una naturaleza interior divina. Según sus falsas pretenciones, él posee, así, dos naturalezas que se mezclaron para ser solo una, de la misma manera que se mezclarían el fuego y el hierro, o el agua y la leche.

Otro ejemplo de su asociacionismo en este dominio: su afirmación de que Issa (Jesús) –la paz sea con él- juzgará a las criaturas el día de la resurrección (11).

Finalmente, como último ejemplo, citamos los derechos que dan a los superiores de la jerarquía clerical de instituir ritos y doctrinas religiosas, así como la concesión a los cléricos y sacerdotes el derecho de perdón y de aceptación del arrepentimiento (12).

En cuanto al derecho exclusivo de Allah de ser adorado únicamente: su burla por los cristianos, debido a su asociacionismo, transparentando en su adoración e imploración del Mesías –la paz sea con él- en el carácter global de sus oraciones.

Transparentaba también en la concepción de las reliquias, de ídolos y de estátuas que ponen en sus iglesias, a las que imploran y adoran (13).

De entre las ilustraciones de su asociacionismo en este dominio, citamos también su adoración de Mariam (María), la virgen, que dicen dirigida a la madre de Dios: y su adoración de la cruz de la cual hicieron su símbolo y que magnifican como magnifican las tumbas de los profetas.

Y es por esta razón, que el último de los Profetas –la paz sea con él- les maldijo, al mismo tiempo que a los judíos que hicieron de las tumbas de sus profetas lugares de adoración (14). El origen del asociacionismo y de la idolatría, vienen de la adhesión a las tumbas a su transformación en lugares de adoración.

La religión cristiana añadió entonces la falta de asociacionismo –shirk- a la degradación del Señor y a la falta de respeto hacia Él. Su extravío y el grado de asociacionismo, en el cual se sumergieron, son seguramente más graves que el de los judíos (15).


[u]El impacto y la influencia del asociacionismo de los cristianos en la comunidad musulmana


[/u]La influencia del asociacionismo de los cristianos, después de la alteración de su religión, en la comunidad musulmana se refleja de manera clara considerando su impacto más pernicioso: el que se produjo en la secta de los sufis y los devotos de la secta Jahmia: el dogma de la encarnación que adoptan es similar al dogma cristiano de la encarnación en la persona del Mesías!

Los más extremistas de los sufis, así como los que siguen sus pasos, en efecto siguieron a los cristianos en su creencia de la encarnación divina, pretendiendo que el Señor escogió cuerpos para encarnarse eliminando en ellos sus atributos humanos, siendo cuerpos arbitrados por Allah. Pretenden que esos cuerpos escogidos para la encarnación son de entre Sus elegidos cuya obediencia y la servidumbre Le son dedicados; a los que Él embelleció con Su guía y demostró la superioridad a las criaturas siempre según sus pretenciones (16).

El Hajjaj no dijo:

Gloria a Quien desvela su aspecto humano,

Sublime secreto del resplandor divino.

Después apareció claramente en Su creación

Bajo el aspecto del que consume manjares y bebidas

¡Sí! Le perciben y le observan

Como contempla el rey, la corte y la guardia.

Otro caso similar de asociacionismo: el error cometido por algunos que se dicen musulmanes y que han confundido los sentimientos probados por los devotos en sus corazones, como la fe, el conocimiento de Allah, la iluminación del corazón y su guía, con la presencia real de la persona del Señor (17).

La influencia de la cristiandad, después de su alteración, en la secta de los sufis, la de los Rafida (shiítas), la de los Jahmia y la de todos sus semejantes es pues incontestable. Es la causa de sus posiciones extremadamente exageradas de cara a los profetas y las personas piadosas de esta nación –Salihin-. En efecto, se comportaron hacia el Profeta de forma exagerada; los shiítas adoptaron posiciones exageradas frente al compañero ‘Ali Ibn Abi Talib –رضي الله عنه-;la exageración se llevó también a otros cuyo rango es menor que el del Profeta y del compañero Ali.

Estos excesos se tradujeron por la elevación de las criaturas al rango del Creador, mientras que el Profeta –صلى الله عليه وسلم- dijo:" No me elogien exageradamente como hicieron los cristianos con hijo de Mariam (María), porque sólo soy una criatura y servidor de Allah; así que designarme: Criatura, servidor y Profeta de Allah " (18).
Y dijo también:" Tened cuidado y alejaos de la exageración religiosa: ella es la que ha causado la pérdida de aquellos que os han precedido."(19)

Se encuentra, también, como prácticas de entre las sectas citadas anteriomente, así como de entre las que se atribuyen al Islam pero se apegaron a las tumbas y a los ritos de las catacumbas: la prosternación delante de éstas y su transformación en mezquitas.

El Profeta –صلى الله عليه وسلم- dijo: “Los que os precedieron (20) hacían de las tumbas de sus Profetas y piadosos personajes lugares de culto (21). Tened cuidado –en cuanto a vosotros- de no hacer lo mismo! Os prohíbo esto” (22).

También dijo: “Se cuentan entre las peores gentes aquellas a las que el día de la resurrección sorprenderá y a las que hacen de las tumbas de sus profetas, lugares de culto”. (23)

Entre las manifestaciones de la influencia cristiana en estas sectas, señalamos también la pretención de los cristianos de que el mesías es la luz (24) y la análoga de algunos sufis que exageran y dicen que el Profeta –صلى الله عليه وسلم- lo es también.

Del mismo modo, no es precisamente de la iglesia donde no se encuentra ningún icono del mesías, de Mariam (María), de Buotros (piedra), o de Jarjas (Georges). La mayoría de ellos se prosternan o se inclinan delante de estos iconos y les imploran en lugar de hacerlo exclusivamente para Allah ¡Es así, que a su instar, algunos “adoradores de catatumbas” (25) y sufíes disponen la imágen de sus señores frente a ellos, en dirección a la qibla y se inclinan y se prosternan delante de ellas; las imágenes son también enganchadas o llevadas con la esperanza de curación o para atraer el bien y la felicidad.

En el Sahih Al Bukhari es relatado, según Aisha –رضي الله عنها- que Umm Salama habló al profeta –de una iglesia que vió en Abisinia de iconos y estatuas que se encontraban en el interior; a lo que declaró: “Esta gente, cuando moría alguna persona piadosa, construían encima de su tumba un lugar de culto (26) y disponían estos iconos y estatuas. Esta gente son, para Allah, las peores de las criaturas”. (27)

Otro testigo de la influencia de los cristianos en algunos musulmanes: el poder concedido a los líderes espirituales de establecer leyes y doctrinas mientras que esto es de la prerrogativa del Señor عز و جل- .

Los cristianos dedicaron una adoración a estos líderes espirituales y ésta se traducía por su obediencia cuando ellos les ordenaban hacer lícito lo ilícito y viceversa: de hacer ilícito lo lícito.

El compañero Adi Ibn Hatim رضي الله عنه- declaró que escuchando al profeta –صلى الله عليه وسلم- leer el versículo siguiente:

«Han tomado a sus doctores y sacerdotes como señores en vez de Allah, igual que al Ungido, hijo de Maryam; cuando solamente se les ordenó que adoraran a un Único Dios. No hay dios sino Él. ¡Glorificado sea por encima de lo que Le asocian! « (9 :31)

Objetó diciendo : «¿¡Nosotros no les adoramos !? » (28)

El Profeta respondió entonces : «¿No les declaraban ilícito lo que era lícito y vosotros le seguían? ¿Y no hacían de las cosas ilícitas algo lícito y vosotros le seguían?».

Adi asentió diciendo : «Sí».

El Profeta dijo entonces : «Es en esto en lo que consiste la adoración que vosotros dedicáis ». (29)

El sello de la influencia cristiana aparece, así, claramente en el comportamiento de los que siguen ciegamente y fanáticamente sus doctrinas –madahib- y sus señores aunque les sea evidente que sus posiciones van en contra de los textos religiosos. Esta influencia aparece también en el comportamiento de algunas comunidades musulmanes que concedieron a sus parlamentos y a sus gobernadores el derecho de reformar y cambiar los preceptos religiosos a su manera sin límites fijados en función de lo que es acorde con la religión y de lo que no lo es.

No olvidemos citar también la influencia cristiana en los sufíes a nivel del ascetismo, de claustro y del celibato monástico; de manera análoga, los sufis pretenden querer purificar el alma haciendo sufrir el cuerpo, y sufriendo muchas pruebas, duras y a veces fatales vagando a través de las comarcas: todo esto para seguir el ejemplo de los monjes cuyos sermones y relatos de sus meditaciones y ascesis moral pregonaban.(30).

Esto es el repaso de los principales puntos donde se resiente la influencia cristiana en ciertas franjas de la comunidad musulmana, desvelando así la autenticidad de la profecía anunciada por el Profeta Muhammad صلى الله عليه وسلم por su palabra:

“Seguiréis la vía de los que os precedieron (31) imitando a la perfección lo que ellos realizan: si se mueven un shibr (32), vosotros lo haréis un shibr; y si lo hacen un codo, lo haréis un codo, hasta tal punto que les sigueriáis incluso si penetraran en la galería de un gran lagarto – Dabb (33)-“.

Los compañeros preguntaron: “¡Oh profeta de Allah!: ¿los judíos y los cristianos? Él respondió entonces: “¿pues quién, entonces, sino ellos? (34)”.

Dicho esto, dedicamos nuestra última invocación a alabar a Allah, el Señor de los mundos y a pedirle que bendiga a Muhammad, sus compañeros y sus hermanos hasta el día de la resurrección y que les proteja a todos.



(1) Se trata del profeta Jacob, llamado también Israil. Trad.

(2) Ver: Majmu’ al fatawa de ibn taymiya (vol. 28, pp 606 y 607)

(3) Ver: Ighathathut al lahafan de ibn al qayyim (vol 2, p 682)

(4) Ver: Majmu’ al fatawa de ibn taymiya (vol. 28, p. 607) y Madhair el inhirafat al ‘aqadiya de Idris mahmud idris (vol 1, p. 75)

Ibn Taymiya dijo: “El término ‘Aqnum- y el sentido que designa- no fueron utilizados ni dados por los profetas; algunos atribuyen al término un origen latino y le definen que significa: “la cosa en sí misma” o “los atributos de la cosa”. (ver : al jawab as sahih li man baddala din al massih –la justa respuesta a los que alteran el mensaje del mesías) (vol2, p. 222)

(5) Muchos cristianos afirman los conceptos de la trinidad y de unión hipostática son irracionales e inconcebibles; ver: al nasrania mina tawhid ila tathlith (los cristianos: de la unicidad a la trinidad) de Muhammad Al Haj (p. 207)

(6) Ver: Ighafat al lahfan de ibn al qayyim (vol. 2, p 696) y Al mawsu’a al muyassara (la enciclopedia abreviada) (vol2, p. 575)

(7) Ver: Al Milal wa nihal (sectas y corrientes ideológicas) de el shahrastani (vol 2, p. 33 a 44)

(8) La unicidad relativa a la rububia significa que la creación, la soberanidad, la guía, el poder supremo, el hecho de proveer a las criaturas, protegerlas y todo lo que toca de cerca son los atributos de Allah sin asociación de lo que sea. Trad.

(9) La unicidad relativa a la uluhia significa que sólo Allah puede ser adorado, que no se puede adorar a otro que a Él, ni jurar que por Su nombre, que no se pueden sacrificar animales que en Su nombre, que no se pueden efectuar circunvalaciones entorno a la ka’ba a otro que a Él; por último, significa que toda forma de adoración dedicada a otro que a Él, toda superstición, el jurar por otro que Él es una distorsión a esta unicidad que puede hacer salir a la persona del islam según la gravedad de la infracción. Trad.

(10) Ver: Ighathat al lahfan de ibn al qayyim (vol2, p 694)

(11) Ver: Al mawsua al muyassara (la enciclopedia abreviada) (vol 2, p.575) y Hidayat al hayara de ibn al qayyim (p. 168)

(12) Hidayat al hayara de ibn al qayyim (p.28)

(13) Ighathat al lahfan de ibn al qayyim (vol2, pp 698 y de 704 a 705)

(14) Textualmente en el hadith, masajid, que significa: lugares de prosternación, o sea mezquitas. Trad.

(15) Majmu’ al fatawa de ibn taimia (vol7, p 226) y Hidayat al hayara de ibn al qayyim (p. 165)

(16) Madhahir al inhirafat al ‘aqadiya de Idris mahmud idris (vol1, p.76)

(17) Ver: Hidayat al hayara de ibn al qayyim (p. 182)

(18) Relatado por Al Bukhari en el capítulo de las palabras de los profetas (hadith 3445), por ahmad (hadith 156) y por al humaidi en su libro Al Musnad (hadith 30) por el intermediario del compañero Omar ibn al khattab –radia allahu anhu-.

(19) Relatado por an nasai en el capítulo de los ritos de la peregrinación grande (Hajj) (hadith 3070); por ibn majah en el capítulo de los ritos de la peregrinación (hadith 3144), por ahmad (hadith 3305), por al bayhaqi (hadith 9806), y por último por ibn jarud en al muntaqa (hadith 473) por el intermediario del compañero ‘Ibn Abbas radia allahu anhu. Este hadith fue juzgado auténtico por Al Albani en Hajjat annabi sala allahu alaihi wa salam. (p 78) y silsila as sahiha (vol5, p. 177)

(20) Judíos y cristianos. Trad.

(21) Textualmente en el hadith, masajid, que significa: lugares de prosternación, o sea mezquitas. Trad.

(22) Relatado por Muslim en el capítulo de las mezquitas (hadith 1216), por el intermediario del compañero Jundab radia allahu anhu.

(23) Relatado por Al Bukhari en el capítulo de las desgracias y las pruebas –fitan- (hadith 7067), y por ahmad (hadith 3921) por el intermediario del compañero Abdullah ibn masud radia allahu anhu.

(24) Majmu’ al fatawa (vol.2, pp 316 y 317)

(25) Literalmente: Quburia, término por el cual se designa a los que su culto gravita alrededor de las tumbas (qubur) Trad.

(26) Ver la anterior nota.

(27) Relatado por Al bukhari en el capítulo de la oración (hadith 434); y por Muslim en el capítulo de las mezquitas (hadith 1209); por An nasai en el capítulo de las mezquitas; por Ahmad (hadith 24384); y por Al Bayhaqi por el intermediario de Aisha radia allahu anha.

(28) Adi ibn hatim era un cristiano que después se convirtió al islam, diciendo ‘nosotros no le adoramos’, cuenta lo que piensa ser y hace referencia a su antigüa religión. Trad.

(29) Relatado por at tirmidi en el capítulo de la exegesis del corán (hadith 3095) y por al baihaqi en as sunan al kubra (vol10, pp 115 y 116); este hadith fue juzgado ‘bueno’ –jayyid- por ibn taimia en su libro Al Iman (la fe) (p. 64) y por Al Albani en sahih as sunan at tirmidi (vol3, p 247)

(30) Para tener una estimación de esto, es suficiente con leer el libro ihia ‘ulum din de al ghazali (por ejemplo vol1, p 266 y vol3 p. 343), se percebirá la aplicación de los sufíes dirigidas a aprovechar los ejercicios de meditación y de contemplación de los sacerdotes cristianos; al ghazali llenó su libro de relatos atribuidos al mesías (isa- jesús) –la paz sea con él- relativos a diversos tipos de gestos rituales de adoración, de proverbios, de dichos y de estatutos jurídicos de todas las formas.

(31) Judios y cristianos. Trad.

(32) Equivalente a la largura de una mano separada. Trad.

(33) Lezard Uromastyx. Trad.

(34) Relatado por al bukhari en el capítulo de adhesión al corán y la sunna (hadith 7320) y por muslim en el capítulo del conocimiento (hadith 6952), y por ahmad (hadith 12120) por el intermidiario del compañero Abu Said Al Khudri radia allahu anhu.

Copiado de ferkous.com

Fuente: http://3ilm.char3i.over-blog.com/article-28568826.html

Traducido del francés al castellano por : Ummu Khattab Al Andalusiyyah para el equipo de traducción del foro "Musulmana de Ahl Sunna wa'al Yama'ah" www.islamentrehermanas.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada